Principal Arriba Comentarios Contenido Dejar de fumar Buscar

 

 

La fe del carbonero

 

Hoy en día muchos tienen la fe del carbonero, bien porque necesitan creer
en algo en su desesperación o bien porque se dejan arrastrar por la
comodidad del no tener que pensar, de conformarse, y de tener un
carácter enteco.

Profesan una fe laica incuestionable e inquebrantable, lo que se
denomina fideísmo. Son más aquellos que hoy en día ignoran las razones y
sostienen que pueden llegar al conocimiento a través de la fe y no de la
razón, que no es necesario razonar para creer, porque ya otros antes les
han hecho el favor. Y acaban entrando en una lógica circular, improductiva
y sin escapatoria.

Se cree en algo por fe y por fe se cree en algo. Y por esa fe profesada al
nuevo líder remedo de un dios menor.

Se cuenta que la frase proviene de una anécdota de un obispo de Ávila del
siglo XV llamado el tostado que mantenía unas opiniones un poco atrevidas
para la época. En su lecho de muerte ante el confesor que le preguntaba por
su fe cristiana le acabó confesando: *Yo, ¡como el carbonero!* El
carbonero aludido por él era muy conocido en Ávila. Se cuenta que, en
cierta ocasión, le preguntaron:

-¿Tú en qué crees?

-En lo que cree la Santa Iglesia.

-¿Y qué cree la Iglesia?

-Lo que yo creo.

-Pero ¿qué crees tú?

-Lo que cree la Iglesia...entrando en bucle.

Actualmente, la frase se utiliza para referirse al tipo de fe que ignora
las razones e incluso las evidencias.

Tener la fe del carbonero supone renunciar a ser adulto, a cuestionarse
y cuestionar las creencias, es decir, renunciar pensar por uno mismo, a ser
adulto, en definitiva, en atreverse a pensar.


Referencia http://diasyfrases.blogspot.com.ar/

 

Principal ] Arriba ]

Traductor Google

El responsable de este sitio web NO realiza operaciones de venta de cosas muebles, locaciones y prestaciones de obras y/o servicios por cuenta propia y/o de terceros
Copyright © 2001 Sistema de Comunicación Educativo
Última modificación: 04 de febrero de 2018